Podemos cultivar jardines completos y saludables que mejoren el medio ambiente, mejoren el planeta, respalden la vida silvestre local y aprovechen al máximo los flujos de desechos orgánicos.